EQUILIBRIO


La silueta, el cuerpo y el cabello
La silueta general de la persona debe ser tenida muy en cuenta a la hora de ejecutar el modelo de peinado elegido. Como norma general citaremos a modo de orientación que: para una persona alta elegiremos peinados con volumen en los laterales y evitarlos en la parte superior de la cabeza, en caso de decantarnos por un recogido optaremos por uno a la altura de la nuca, evitando situarlo encima de la cabeza. Si es alta y gruesa los recogidos bajos, media melena o melena lisa. Si es alta y delgada evitaremos lineas verticales, recogidos altos o postizos voluminosos. Decantándonos por volúmenes discretos y peinados huecos.
Si la persona posee una talla media nos centraremos preferentemente en la forma del rostro.
Para una persona de talla pequeña se pueden elegir peinados con volumen (si el rostro lo permite) pero, acentuándolos en la parte superior y en los lados. Las melenas no deben sobrepasar la longitud del cuello. Una melena larga solo consigue acortar más la figura. Lo más apropiado será un cabello corto. Si es baja y delgada, evitaremos volúmenes sobre todo en la zona del cuello y pegaremos los laterales a la cara estilizando la figura.