FIN DE LOS TIRABUZONES




Se acabó lo de rizar el rizo. Si bien los bucles diminutos, reducidos hasta la mínima expresión y en ocasiones cardados para dar volumen excesivo al cabello tienen un punto ochentero que puede resultar muy favorecedor, las ondas suaves, rotas y relajadas se han subido al podio de los looks más demandos.